Sinofsky Internacionales, Tecnología

Abandona Microsoft el máximo responsable de Windows


Dos semanas después de presentar Windows 8, “lo más importante desde Windows 95 y la popularización del pecé”, el máximo responsable del producto deja Microsoft.

Steven Sinofsky, con 23 años en la empresa, y candidato a suceder a Ballmer, se va de “mutuo acuerdo” con el director general, según han manifestado a la agencia Reuters un directivo que quiso permanecer en el anonimato. Ninguna de las dos partes ha dado una versión oficial de los hechos, pero en cualquier caso, la marcha del directivo no deja de sorprender a la industria pues se produce en pleno lanzamiento de Windows 8 y Windows 8 Phone, según Ballmer lo más importante que ha hecho Microsoft desde 1975.

La salida se interpreta como un reforzamiento del equipo de Ballmer en un momento en el que la compañía tiene que intentar ponerse a la altura de Apple y Google en el mundo de la telefonía móvil y de las tabletas.

“Es una noticia impactante, muy sorprendente”, dijo Brendan Barnicle, analista de Pacific Crest Securities. “Al igual que un montón de gente, pensé que Sinofsky estaba en la cola para ser el sucesor de Ballmer”.

Sinofsky, de 47 años de edad, entró en Microsoft en 1989 y casi desde el comienzo fue un asistente técnico y personal de Bill Gates. Líder intransigente e implacable, se acuñó en la empresa el término Sinofskyization para referirse al desarrollo del software de Windows, principal fuente de ingresos y beneficios de la compañía, junto al Office.

Un ex empleado de Microsoft que trabaja con ejecutivos ha señalado a Reuters que el estilo personal y agresivo de Sinofsky granjeó muchos conflictos y dificultaba a su vez el trabajo en equipo. “No tenía nadie que le defendiera. Gates le protegió, pero con el paso del tiempo ha caído”.

 

Ballmer, de 56 años de edad, no muestra signos de abandonar después de casi 13 años en el cargo, pese a las críticas casi constantes que ha tenido que soportar desde su primer día al mando. En este tiempo Ballmer ha dado la vuelta a la empresa para extenderse más allá del pecé, aunque faltan por ver sus frutos. En los últimos cinco años, Ballmer ha sustituido a los responsables de las cinco unidades operativas en que se divide Microsoft.

En una nota posterior, Ballmer explicó que la empresa necesita “ciclos de desarrollo más integrados y rápidos”, en lo que podría interpretarse como una crítica al trabajo del directivo cesado.

Sinofsky tuvo una carrera estelar en Microsoft. Comenzó con la división de Office y luego pasó a gestionar el lanzamiento de Windows 7 en 2009, los dos productos que generan el 90% de los beneficios de la empresa. En vista del éxito, Sinofsky se encargó de supervisar Windows 8, con nueva imagen, de toque amigable y, sobre todo, el primer sistema operativo de la compañía nacido para aparatos móviles.

Sinofsky será sustituido por Julie Larson-Green, que llevará la división de hardware de Windows y software, y Reller Tami, que seguirá siendo presidente financiero de la unidad Windows.

El relevo de Sinofsky en Microsoft tiene cierto paralelismo con el relevo de Scott Forstall en Apple. Ambos ocurridos poco después de la presentación de sus nuevos productos, y ambos con un carácter fuerte y personal, aunque al parecer, la salida de Sinofsky se ha producido más pacíficamente que la de Forstall. Demasiada casualidad, según algunos.

“Algunos especulan que la disponibilidad en el mercado de Forstall podría tener algo que ver con la salida Sinofsky,” dijo la analista de Gartner Carolina Milanesi. “Dudo que tengamos que esperar mucho para saberlo”.

Comparte la Noticia, es fácil ahora:

      

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *