Internacionales, Actualidad

Unesco cree que la Gran Barrera de Coral peligra por el aumento de la minería


La coordinadora de la misión de Unesco en Australia, Fanny Douvere, dijo que el aumento de la actividad minera pone en peligro la Gran Barrera de Coral, declarada Patrimonio de la Humanidad en 1981, informó la prensa local. Unesco inspeccionará la Gran Barrera de Coral durante los próximos nueve días después de que el Gobierno australiano no informara sobre la aprobación el año pasado de un proyecto de explotación de las en la Isla Curtis.

Estudios del Ejecutivo de Camberra consideran que los proyectos tendrán un impacto mínimo en el ecosistema, pero Douvere dijo que estas conclusiones “podrían estar equivocadas”, según recoge el Sydney Morning Herald.

Además de la explotación de gas natural licuado en la Isla Curtis, la misión analizará el impacto de otros proyectos como la ampliación del puerto de Gladstone o el aprobado por la Autoridad Portuaria de esta localidad que permitirá dragar 46 millones de metros cúbicos dentro del área protegida en los próximos 20 años.

“Sabemos que el dragado tiene una correlación con la calidad del agua y la calidad del agua es un componente crucial para la conservación de la Gran Barrera de Coral en su conjunto”, indicó Douvere.

La ejecución de todos estos proyectos supondría un aumento de las exportaciones de carbón de 156 a 944 millones de toneladas en 2020 y un mayor tránsito de barcos por las aguas de la Gran Barrera.

El ministro de Medio Ambiente, Tony Burke, aseguró que el tránsito marítimo será vigilado muy de cerca para proteger la Gran Barrera, no obstante, activistas de Greenpeace pintaron en un carguero de carbón la frase “la barrera está en peligro”.

La misión de la Unesco entregará su informe al Comité de Patrimonio Mundial en el que recomendará si debe declararse “en peligro” la Gran Barrera de Coral, en la reunión que tendrá lugar en julio en la ciudad rusa de San Petesburgo.

La salud de la Gran Barrera, que alberga 400 tipos de coral, 1.500 especies de peces y 4.000 variedades de moluscos, comenzó a deteriorarse en la década de 1990 por el doble impacto del calentamiento del agua del mar y el aumento de su acidez por la mayor presencia de dióxido de carbono en la atmósfera.

Comparte la Noticia, es fácil ahora: